Claves para construir una arquitectura de aplicaciones híbrida, a la medida de la nueva normalidad


Julio Hong - Arquitecto senior de soluciones de colaboración y VDI

Uno de los principales retos que enfrentan las empresas es adaptar sus operaciones en estos entornos públicos con data centers privados. Es como vivir en dos mundos opuestos.

Es difícil no sentirse repetitivo al mencionar una y otra vez en cada post que vivimos en una época de cambios. Pero es que, si en condiciones regulares la transformación tecnológica se venía sintiendo fuerte, estos diez meses de pandemia han sido como un tornado de cambios para el que no estábamos preparados. Cambió la forma en que trabajamos, se aceleró el paso de las empresas a la nube y surgieron nuevos requerimientos que tomar en cuenta a la hora de fortalecer las redes y centros de datos. Entonces sí, lo repetimos otra vez: vivimos en una época de cambios.


Sobrevivir a la nueva normalidad y a la explosión del trabajo remoto implica contar con redes automatizadas y seguras, desde las capas más externas hasta el data center y las nubes públicas y privadas.


Sin embargo, conforme la nube pública se convierte en un recurso de interés para desplegar aplicaciones basadas en microservicios, uno de los principales retos que enfrentan las empresas es adaptar sus operaciones en estos entornos públicos con data centers privados. Es como vivir en dos mundos opuestos.

Lo que debo saber para automatizar y simplificar mi infraestructura


El dilema radica en que las herramientas de automatización son esenciales para administrar los flujos de trabajo y sus servicios, así como para operar las redes y su escala de seguridad. Aunque la adopción de la automatización en los data centers privados ha escalado, la infraestructura subyacente aún no es capaz de exponer sistemáticamente API’s nativas de la nube. Esto dificulta la correlación de la red física con la capa del contenedor abstraída. ¿Y entonces qué hacemos?

Los expertos siempre recomiendan fijar la atención en tres factores clave a la hora de buscar soluciones que permitan una correlación nube-data center más efectiva:

  1. Comunicación segura para los contenedores a través de múltiples clúster y entornos de hosting.

  2. Monitorear e identificar el flujo de las aplicaciones que salen del clúster.

  3. Lenguajes comunes para controlar la conectividad y las políticas de seguridad entre la nube pública y el data center privado.

El tema es de especial interés en un contexto como el actual, en el cual la explosión repentina del trabajo remoto ha generado más presión por desarrollar redes robustas, que soporten tanto aplicaciones tradicionales como nativas de la nube, y que tengan la capacidad de implementar políticas híbridas.

¿Es posible controlar la administración de la infraestructura, desde la nube? 4 razones para intentarlo

Con esto en mente, Cisco ha desarrollado el Application Centric Infraestructure (ACI), una solución que brinda soporte para las nubes públicas, combinado con un modelo de políticas para la conectividad y seguridad de la red. Además, permite administrarlo todo desde una sola interfaz, automatizando la configuración de la seguridad, el VPN y los túneles. Esto permite controlar los flujos de las aplicaciones entre los contenedores, así como el flujo de trabajo de la nube pública y otros factores que usualmente se controlarían desde el data center privado.


De esta forma, ACI logra mezclar todo tipo de cargas de trabajo, incluso contendores, y conectarlos con la red superpuesta, que incorpora hardware para las instalaciones y software para la nube. Esta arquitectura híbrida nos permitirá garantizar un intercambio seguro de información entre terminales que estén en ubicaciones remotas.


Sabemos que el tema de la integración de la nube con la infraestructura física es desafiante. Por eso en Vinet estamos dispuestos a guiarle en la búsqueda de soluciones que le permitan fortalecer sus redes y adecuarlas a las demandas de la nueva normalidad. Si desea conocer más del tema, puede consultar nuestra división de Nube o bien ponerse en contacto con un ejecutivo.